June 15, 2012

Alvarito

Ya tiene mas de un año que falleció don Alvarito, un viejito de aproximadamente 85/86 años, victima de una embolia subsistía o sobrevivía sus días en un cuarto que le rentaba la señora que nos daba de comer a los empleados, de inusual sentido del humor… (Ácido, cábula, y simplón) siempre andaba callado, como meditando, era la única persona que ha logrado ganarme en un juego de cartas, dados, incluso de dominó, lo hacia con esa calma que caracteriza a los viejos… 


Sentado, en una silla de coca cola, se pasaba los días meditando, de joven fue ferrocarrilero, siempre nos entretenía con cuentos e historias de como había recorrido gran parte de México montado en un tren que transportaba sal. 


Durante la hora de la comida, se sentaba con nosotros a jugar, una vez me dijo: yo no creo que exista en la vida en el más allá, o que exista un mas allá per se, tampoco creo en la rencarnación (el señor era de padres católicos, en algún momento cambio al budismo) El budismo no cree de la existencia de un alma individual y eterna. Todos somos materia, y por nosotros circula la energía y como por medio de esa energía circulábamos en y hacia el universo.


En algún momento fumando y dialogando mientras jugábamos cubilete me decía que el no creía en la fe cristiana... ni en el cielo o en el infierno, y recuerdo que me dijo: El día que yo fallezca si hay algo más allá, tú serás el primero en saberlo… 


Semanas después cuando pase a saludarlo, (por cuestiones de trabajo tuve que ausentarme un tiempo) y a terminar una partida de dominó que dejamos inconclusa el mismo día que me hizo su promesa de avisarme si existía vida en el mas allá me entere que falleció, lo cambiaron de domicilio a una casa de retiro (asilo) al poco tiempo dejo de existir, siempre creí que fue de tristeza incluso su sobrina nos dijo que tal vez fue así, simplemente se le fueron las ganas de vivir. 


Después de un año, no he vuelto a saber de el… y eso... hasta cierto punto es algo triste… a menos... que por alguna extraña razón últimamente he pensado mucho en el y en su forma tan sencilla de ver la vida… 


Quien sabe, pero a pesar de no tener ningún parentesco con don Alvarito, tal vez me enseño una de las lecciones mas importantes de mi vida… él siempre decía: hoy es hoy... 


Gracias viejo… 




PD: aun me debes esa explicación y la partida de dominó que nunca terminamos...