September 19, 2010

Quieres Escuchar Algo Gracioso ?


Eran las 10:30 de la noche, yo dormía en el cuarto contiguo de una pequeña vecindad en el sur de la ciudad, cuando suena el celular, era un sms solo decía “ya es hora, te espero en el parque una cuadra” en ese momento empiezo a sudar frío, me visto rápido, botas, pantalón de mezclilla, playera, bajo y encuentro una camioneta azul, algo traqueteada, me acerco y solo veo al “jefe” me subo a la camioneta, y enfilamos rumbo a un pueblo a 45 minutos, durante el transcurso solo se escucha de tras fondo una estación de música guapachosa, otro de los muchachos con los que iba andaba tomándose una cerveza en lo que llegábamos, era la segunda vez que iba a “trabajar” con estas personas… como empezó? En que momento me metí en cosas tan turbias? Ni yo lo sé… llegando al pueblito, nos dice el jefe:

- Ven la casa azul? La que tiene puerta de madera? Quiero que me traigan a este hijo de la chingada(saca una foto de un señor tendría a lo mucho 40 años) debe de estar solo, NO SE DISTRAIGAN
- “Ta bueno jefe”

Fue todo lo que alcanzamos a decir al unisonó, éramos 5 personas, en la parte de afuera se quedo el jefe con su guarro y los 3 restantes bajamos de la camioneta, y cortamos cartucho… 2 por delante y uno cubriendo la retaguardia… apenas tocamos la puerta… aquel señor entre abrió la puerta, de una patada la terminamos de abrir y entre maldiciones y amenazas, lo sometimos, lo tiramos al suelo y las preguntas de rigor:

- estas solo?
- Si, mis hijos se fueron con su mama
- Donde está la mercancía?
- no la tengo (contestaba tartamudeando)
- entonces tienes el dinero?
- Solo tengo la mitad, díganle al jefe que me de unos días y se lo pagare todo
- No te preocupes, se lo vas a decir tu, esta allá afuera (acto seguido le metí un patadon en la jeta nomas por matar el aburrimiento)

Después fui a la puerta de atrás para dejar pasar al otro compa que estaba allí por si el conejo pensaba escaparse, le pusimos una bolsa de plástico en la cabeza y le metimos un par de golpes para que se pusiera flojito y no la hiciera de emoción, le marcamos al jefe para que se estacionara en la puerta.. y largarnos.. salió uno primero, para ver que no hubiera nadie en la calle, cuando nos dio la señal subimos al futuro muertito a la camioneta y nos largamos de ese pueblo, ya en la carretera, el muertito le andaba implorando al jefe que le diera “chance” para juntar el dinero, que no le volvería a quedar mal( el infeliz llevaba casi 1 mes de atraso con los pagos ) condujimos 20 minutos mas y llegamos a un paradero, donde había un pozo que ya nadie utilizaba, nos bajamos del auto… y era más que clara la orden, deshacernos de él y regresar a casa… me dio lastima ese pobre infeliz, mira que meterse en tanto lio por medio kilo de coca… algunos se ponen a rezar, otros lloran, pero este cabron se andaba riendo… no se si de risa, o de nervios, o de pena (se había orinado en los pantalones), lo único que atinamos a decirle fue: “Quieres escuchar algo realmente gracioso?” y sin más ni más… BANG..! Un disparo seco en la frente y se acabo el chiste…